Los ocho errores más comunes en el uso de las mayúsculas

Los ocho errores más comunes en el uso de las mayúsculas.

¿Alguna vez te has encontrado preguntándote si una palabra se escribe con inicial mayúscula o minúscula?

Las normas que rigen el uso de las mayúsculas y las minúsculas, más allá de las condicionadas por la puntuación, son abundantes y suelen dar lugar a numerosos errores ortográficos.

En general, en la lengua española, la principal función de la mayúscula no condicionada por la puntuación es la distinción entre el nombre propio y el común, pero lo que parece una definición sencilla a simple vista no lo es tanto en la práctica.

Por eso te proponemos un resumen de los ocho errores más frecuentes a la hora de usar las mayúsculas.

Después de dos puntos

Es común encontrar oraciones en las que tras el uso de los dos puntos se continúa el texto con una inicial mayúscula. Sin embargo, tras los dos puntos, de la misma forma que tras la coma, lo ortográficamente correcto es escribir inicial minúscula.

He comprado un sinfín de trastos inútiles: libros, discos, películas…

Esta regla tiene algunas excepciones. Cuando usamos los dos puntos en las fórmulas de encabezamiento de una carta, ya que el cuerpo de esta, en un renglón distinto, comienza con mayúscula inicial.

Querida Manoli: Te escribo esta carta…

Cuando los dos puntos anteceden a una reproducción de una cita o de palabras textuales, que se escriben entre comillas y con inicial mayúscula.

La famosa novela comienza: «Muchos años después…».

Títulos de las obras de creación

Debido a la influencia de lenguas extranjeras como el inglés, a menudo encontramos que los títulos de obras de creación (es decir, libros, cómics, películas, cuadros, esculturas, piezas musicales, programas de radio o televisión, etc.) se escriben con inicial mayúscula en cada una de las palabras que lo componen:

Cien Años de Soledad

En castellano, esta forma de escritura es errónea; los títulos se escriben solo con la primera inicial en mayúsculas y se resaltan con letra cursiva:

Cien años de soledad

Períodos históricos

Los nombres de los períodos en que se divide la historia, y también los de aquellos en que lo hace la prehistoria, se escriben con inicial mayúscula (tanto si son períodos de la historia universal como de la particular de algún país): Edad de los Metales, RenacimientoTercer Reich, etc.

Sin embargo, las palabras historia prehistoria se escriben siempre con minúscula inicial.

Días de la semana, meses y estaciones

Por el contrario, los sustantivos que designan a cualquiera de estos tres elementos, por tratarse de sustantivos comunes, deben escribirse siempre con inicial minúscula: miércolesjunioprimavera.

Solo se escriben con inicial mayúscula cuando forman parte de expresiones denominativas como festividades, nombres de espacios urbanos, etc.: Viernes Santocalle Trece de Septiembre.

Accidentes geográficos

El sustantivo común que hace referencia a un accidente geográfico se escribe con inicial minúscula, quedando la inicial mayúscula reservada para el nombre propio al que acompañan. Así, costaplayamarislagolfobahíaocéano, etc., siempre se escriben en minúsculas: mar Mediterráneoplaya de Santa Polaocéano Atlántico.

En ocasiones, sí que es correcto escribir estas palabras con inicial mayúscula: cuando forman parte del nombre propio del espacio geográfico al que se refieren, como es el caso de la Selva Negralas Montañas Rocosas o los Picos de Europa.

Espacios urbanos

Los sustantivos que hacen referencia a calles y otros espacios urbanos: avenidaplazabarrioramblaparque, etc., siempre deben escribirse en minúsculas, aunque es frecuente encontrar el caso contrario. El nombre de la calle o barrio, por tratarse de un nombre propio, sí debe escribirse con inicial mayúscula. Así, ejemplos serían: calle Diagonalavenida de los Caídosbarrio de Salamanca, etc.

Lo mismo sucede en lo que se refiere a la denominación de aeropuertos, puertos y estaciones; el sustantivo común se escribe con iniciales minúsculas: aeropuerto de Barajas.

Ramas del conocimiento y asignaturas

Las ramas del conocimiento tales como la física, las matemáticas, la biología, el derecho, la filosofía, la psicología, etc., se escriben con inicial minúscula.

Sin embargo, en el caso de las asignaturas, lo correcto es lo contrario, se escribe con inicial mayúscula cada una de las palabras que componen el nombre de la materia: Química OrgánicaDerecho InternacionalMatemáticas de las Operaciones Financieras, etc. Solo si el nombre de la asignatura es lo suficientemente largo, se puede reservar la inicial mayúscula únicamente para la primera palabra.

Títulos y cargos

Los sustantivos que designan títulos, cargos o empleos deben escribirse siempre con minúscula inicial, a pesar de que es un error frecuente hacer lo contrario. Reypresidentecoronelgeneralduquecondedirectorjuezgerente…: todas estas palabras deben escribirse en minúsculas, tanto si se usan en genérico como si aparecen acompañando al nombre de una persona concreta. No es una excepción a la regla la palabra papa, que se escribirá siempre con minúscula inicial.

Estos son los casos más comunes, pero seguro que cuando estés escribiendo te encontrarás con más dudas al respecto del uso de las mayúsculas. No dudes en buscar información en manuales de consulta o en lugares de Internet fiables dedicados a la ortografía, como los que se proponen en este post.